¿Cómo actuar cuando tenemos un problema en el colegio?

FECHA

Sois varias las familias que me habéis preguntado por cómo actuar cuando tenemos un problema en el colegio y por eso me he animado a dar mi visión sobre el tema.

El colegio es un lugar en el que nuestros hijos pasan muchas horas al cabo de un curso, para ellos es, sin duda, un lugar al que le tienen cariño y en el que comparten experiencias y vivencias con otros niños y adultos.

Así que, cuando tenemos algún problema en el colegio, es normal que nos entren dudas sobre cómo gestionar la situación.

Entendamos qué es el colegio

El colegio como institución tiene un poder que puede que nos de cierta impresión, pero tenemos que estar tranquilos porque está formado por personas, los profesores, que quieren lo mejor para sus alumnos -nuestros hijos-.

Por eso, la comunicación con el colegio debería de ser fluida y llena de confianza. Sí, sé que esto a veces no es fácil por diferentes motivos (horarios de conciliación, alguna experiencia previa, etc.), pero en general, creo que muchas familias podemos decir que nos acercamos a nuestro cole con agrado y planteamos las cuestiones que nos preocupan siendo atendidos en un clima de confianza y confidencialidad.

Los profesores y los padres deberíamos de formar un equipo con unas metas comunes. Que haya bandos enfrentados no nos beneficia a ninguno y mucho menos a nuestros hijos.

Analizando el problema

Si ha ocurrido algo en el colegio creo que el primer paso sería reflexionar sobre cuál es el problema, a quiénes compete y qué posición deberíamos tomar.

Y esto lo digo porque no es lo mismo un caso de bullying que una pérdida de un libro o una sudadera.

Creo que es importante que tengamos en cuenta esto y analicemos las responsabilidades de los profesores, del colegio, de nuestro hijo o la nuestra.

Sé que hay familias a las que preocupa, y con razón, que en el colegio se produzcan robos de material. Explicarles a los niños que hay personas que no respetan la propiedad privada puede hacer que se vuelvan desconfiados, aunque quizá lo que consigamos es que también sean precavidos y cuidadosos con su material.

Por otro lado, podemos hablar con el profesor tutor para conocer si es habitual que pasen cosas así en el centro escolar, entendiendo que no siempre serán responsables de lo que ocurra porque a veces se usan los centros escolares para dar formaciones en otro horario o extraescolares, por lo que las personas que pasan son diferentes, variada y, a veces, ajenas al colegio.

Y cuando el problema es más grave

Si el problema es muy grave creo que todos deberíamos hablar con el profesor tutor y con dirección, para saber qué está ocurriendo y cómo se pueden tomar medidas para solucionar el conflicto que se haya podido ocasionar.

Creo que la buena disposición de la familia y de la escuela es lo que conseguirá encontrar soluciones para que todos podamos comprendernos y valorarnos, sentirnos apoyados e pertenecientes a este equipo.

Por ejemplo, creo que una comunicación fluida de un caso concreto familiar a dirección puede hacer que el centro escolar tome conciencia de lo que supone una norma y buscar posibles alternativas. Si nunca se plantean las cosas en dirección, es complicado para los profesores que sepan que cada familia tiene circunstancias que no siempre son las más normales.

Y si el problema se detecta en el centro escolar, creo que la fluidez a la hora de hablar con la familia debería de ser también rápida y eficaz, para que no haya males entendidos y se pueda malinterpretar.

Conclusiones

Cuando hay confianza las cosas salen mejor, sin duda. Algún problema puede surgir con el centro escolar pero lo normal es que todo pueda solucionarse dialogando de una forma tranquila porque padres y profesores buscamos lo mejor para los niños.

Y sí, también que siempre hay algún caso que consigue poner en tela de juicio a los profesionales de la docencia, pero también os digo que, en un porcentaje elevado de ellos, son personas honradas, con una clara vocación de servicio a la educación, a las familias y a sus alumnos, con los que trabajan cada día para hacer que brillen con luz propia.

Espero que el artículo de esta semana os parezca interesante. Recordad que podéis compartirlo en las redes sociales y dejar vuestros comentarios para que podamos seguir creciendo y aprendiendo.

Un abrazo y gracias por estar ahí,