Los niños entienden todo

FECHA

La edad no es determinante para la comprensión, os lo aseguro. Muchas veces me he sorprendido ante la capacidad de asimilación que tienen los niños ante el lenguaje oral. Es increíble ver cómo atienden y entienden niños verdaderamente muy pequeños. Entonces, ¿por qué hay gente que piensa que los niños no entienden lo que decimos?

Nada más lejos de la realidad. Los niños, cuando nacen, son nuevos en esta realidad pero llevan nueve meses en el vientre de mamá escuchando cosas del exterior, -y del interior, por supuesto-. Para ellos, la voz de mamá es más que reconocible. La voz de papá y de sus hermanos -si los hubiera- son familiares. Llevan meses escuchando un idioma a diario, así que cuando nacen, no es un idioma tan «raro» para ellos.

Poco a poco, empezarán a relacionar nuestras palabras con nuestros gestos faciales: las sonrisas, las miradas, los guiños… Irán dando a los niños pistas sobre el significado de nuestras palabras. Si a esto le añadimos, además, nuestro tono de voz, facilitamos la tarea mico más.

No sé si en algún momento os habéis parado a pensar en lo que les decimos a los niños. A veces edulcoramos nuestras palabras pero van unidas a unos gestos o tonos en los que por mucho que metas el «cariño» con cuchara, no les vas a tomar el pelo, por muy pequeños que sean.

Los niños captan nuestras ideas, nuestras emociones y hasta los significados más ocultos detrás de estas expresiones. Quizá por todo ello os invito a no mentirles a los niños, a ser sinceros con ellos y mantener una relación basada en el amor y el respeto mutuo. Si estamos tristes, contentos o estresados es mejor ser sinceros y decirles la verdad, pobre los padres, por muy perfectos que queramos ser, tenemos días malos, días en los que el trabajo nos tiene preocupados o alterados, días en los que tenemos dolor de cabeza y no nos encontramos bien.

No pasa nada. No consiste en ser superwoman o superman, consiste en ser personas reales, modelos de buenas conductas para ellos, en los que vean que tampoco pasa nada por no estar al 100%. Por muy pequeños que sean, van a captar que no es nuestro día y hablando con ellos, además de trabajar las emociones, la comprensión, el diálogo y la empatía, vamos a ser sinceros y a tener confianza con ellos.

Hablad con los niños, hablad mucho con ellos, ya veréis como entienden más de lo que parece.

Un abrazo y gracias por estar ahí,